La Sede Buga

Muchas generaciones se habían tenido que limitar a recordar, no sin cierta envidia, los ańos ya lejanos en que el Colegio Académico había sido universidad, pues todos sabíamos de oídas de sus facultades de Medicina y derecho a finales del siglo XIX.
De cuando en cuando, se hablaba de fundar en Buga una sede de la Universidad del Valle y otros, más lanzados, proponían la creación de la Universidad de Buga, logrando despertar el interés de los jóvenes y, en algún momento, el compromiso de algún ciudadano progresista que un día expresó su voluntad de donar un lote para que se construyera su campus, aunque tiempo después de arrepintiera de su oferta.
El tiempo pasaba, lo de la universidad en Buga se constituía en un sueńo inalcanzable que tenía sus detractores quienes temían, por allá entre los ańos 60 y 70, que la tranquilidad de la ciudad se viera en peligro por las huelgas estudiantiles. Los bachilleres de los colegios de Buga, seguían presentándose en su mayoría a las Universidades Nacional y del Valle, siendo casi automáticamente admitidos, hecho que daba pie para que afirmáramos que aquí se formaban los mejores bachilleres del país.
Con el transcurrir de los ańos, volvió a sonar la idea, pero esta vez con fuerza. La Universidad del Valle en 1984 abrió en diversos municipios del Valle del Cauca centros para atender los programas de Educación a Distancia que impulsó el gobierno de Belisario Betancur. Encontró, que los miles de jóvenes y adultos que se matriculaban en esta nueva modalidad de educación expresaban su disposición de convertirse en alumnos presénciales si abrían sedes en sus ciudades y que los alcaldes, los políticos, los empresarios y los ciudadanos se esforzaban por apoyar la presencia del alma mater de nuestra región, facilitando espacios y brindando recursos para su funcionamiento.
La Universidad recordó que muchas veces había realizado estudios y conformado comisiones para mirar la posibilidad de abrir centros de formación en los municipios del departamento y Harold Rizo Otero y álvaro Campo Cabal, rector y vicerrector académico, encontraron el momento preciso para que la Universidad fuera en verdad del Valle e hicieron contactos con entidades y personalidades de los municipios y les propusieron aunar esfuerzos en la realización de lo que durante mucho tiempo fue sólo un sueńo.

En Buga, la Cámara de Comercio encabezada por Luis Fernando Victoria hizo circular la idea, convocó personas, venció las resistencias de los de siempre y logró que se conformara en 1986, la fundación Universidad del Valle - Sede Buga por instituciones y personas que sumaron a su decidido compromiso de trabajar por sacar adelante el proyecto que los juntaba, aportes económicos que iban desde la mínima cantidad de trescientos pesos hasta un millón. De inmediato asumieron con éxito tareas que hicieron posible el funcionamiento de la universidad: obtención en comodato del en ese momento abandonado y ruinoso edificio antiguo del Colegio Académico con el compromiso logrado ańos después de restaurarlo, adecuación de espacios del mismo para dos aulas y oficinas, dotación de pupitres, muebles y equipos para los mismos, que el Hotel Guadalajara diera alojamiento a quien fuera el decano y partidas oficiales provenientes del departamento como de la alcaldía. La Universidad responde a este esfuerzo ciudadano y nombra como decano al profesor Alonso Tejada, quien acompańado por la fundación difunde el programa entre los habitantes de la región.

Así, la Universidad inicia labores académicas el 6 de octubre de 1986 con 104 estudiantes matriculados que cursarán en la ciudad un ciclo básico de cuatro semestres al final de los cuales se trasladarán a terminar su carrera en Cali. Se establece el Ciclo A que agrupa a los estudiantes matriculas en Planes de Estudio con fortaleza en ciencias y el ciclo B para los estudiantes de humanidades, figura que se mantiene hasta 1987.